Menú Principal

Anoche hablé con la muerte,

que me hizo una visita

y me dijo la señorita:

no te apresures al vivir,

disfruta y sé feliz,

que es sinuoso el camino.

Y está escrito tu destino,

desde el día en que naciste.

Que en las otras vidas que tuviste,

creíste serían un sueño.

Despierta que eres el dueño

de la ilusión más hermosa,

la vida no es otra cosa 

que el camino hacia la muerte.

Felicidades por tu cumpleaños
En unión de tus seres más queridos
Lo dice de verdad un amigo
Inspirado en los recuerdos
Zafiro de luz de cielo.
Camarada y compañero
Un ejemplo del buen obrero
Marino de profesión
Primero se hizo patrón
Luego estudió maquinista
Eso es ser conejero.

 

Tu eres la calma yo soy el tornado.

Y  es que a mi me gusta vivir la parranda,

cantar hasta el alba bajo tu ventana.

Con la dulce esperanza,

que un día tu alma,

de amor embriagada,

me diga con pausa.

Mi corazón está libre,

me gusta tu canto en la alborada.

Abre tu ventana,

para verme en tus ojos color de  esmeralda

y decirte de  frente y  sin embeleco,

que eres mi estrella y mi firmamento. 

Timanfaya, Timanfaya,
cuando  mis ojos  abrí
fue  lo primero que  vi
de esta  tierra  Canaria.

De  Port  Said   a la  Güera,
de  Buena Esperanza a Espartel,
no existe tierra más linda,
en este  hermoso  vergel.  
Y en ella, esta  mi isla,
la  Perla  de  este  Edén.

De la  Geria  negra  y  verde,
nace  el  vino parrandero,
orgullo  del  conejero,
envidia  del  forastero.

En Arrecife  nací,
conejero  por fortuna,
amante  de la aventura,
enamorado  del Mundo.

De  tus  entrañas Timanfaya,
brota  en  mi  corazón fuego,
de  tu  lava mi  piel  morena
y  de  Janubio  el  salero.

Mis fotos

barcoanochecer1p.jpg