Menú Principal

Ayer familia querida

me vino a la memoria

que hizo treinta y ocho años

del día de mí boda.

Apostaron su dinero

que no duraría una semana

la boda que en ese día

aquel monje realizaba.

No se lleven de las apariencias,

ni de los paliques de las esquinas.

Recuerden que soy marinero

que comió gofio y espinas.

Mis fotos

postal3p.jpg