Menú Principal

Dormías placidamente
Por estar algo cansado
De las noches que habías Pasado
Al cuidado de Papá.

Escuchabas un rumor  
En Lo profundo del sueño
Para ti, eras el dueño
Del Lugar dónde dormías.

Oías como decían
La cama ya está armada
Y hay una persona acostada,
Exclamaba una Señora.

Debe de haber un error
Decían los del Corte Ingles,
¡No sí aquí es! repetía la Señora.
La dueña no está ahora
Pero la llave me dio.

¡Este hombre! ¿Como entró?
¿Cómo pudo armar el catre?
En mis años de profesión
Nunca esto nos ha pasado,
Decían los empleados.

Con los ojos entornados
Con estupor y asombro
Él miraba en su entorno
Y Todo era desconocido.

¿Dónde me he metido?
¡Esto es una pesadilla!
Me hizo daño la tortilla
Que en el hospital tome.

¿Acaso me equivoqué?
¡Me confundí de portal!
¡Ahora me van a matar!

Al ver que se despertaba
Y que la cama estaba armada
La Señora preparada,
Para dar una explicación;
De su entrada en la habitación.

¡Tengo orden de Carmencita!
¡Para armar esta cama¡,
Por eso es que esta mañana
Han venido del Corte Ingles.

Yo, no sé quién es usted.
Ni quién armó el catre
Para mí es un desastre
Estar en esta situación.

Señora pues mire que yo,
Dormidito como un trillo
Me han cogido en calzoncillos
Y no paro de temblar,
Creí Que me iban a matar.

Señora no se preocupe que
No soy ningún intruso,
De esta habitación tengo el Uso
Que mi hermano me cedió.

Mis fotos

tierra2p.jpg