CURIOSIDADES
La última voluntad del filósofo inglés Jeremy Bentham fue que no le enterraran sino que plantaran su cadáver disecado, como un árbol, en el camino de entrada a una mansión rural. Este deseo no se cumplió. En vez de eso, su esqueleto se conserva en el University College de Londres, sentado y vestido con sus ropas.
CanariasWeb.Net