CURIOSIDADES
Las espadas fabricadas en la Edad Media en la ciudad de Damasco eran especialmente apreciadas por su dureza y resistencia, lo que se debía a su proceso de templado: los fabricantes introducían la hoja al rojo vivo en el cuerpo de un prisionero, y después la sumergían en agua helada.
CanariasWeb.Net